El Reiki es energía vital y sanadora que te ayuda a restablecer la salud física, mental y emocional. Es reconocida por la Organización Mundial de la Salud e impartida en hospitales de todo el mundo.

 

El Reiki ayuda a equilibrar y armonizar todos los aspectos de ti que necesiten sanación. También puedes ayudar a quien lo necesite.

“La salud y el bienestar están en tus manos”

Manejar la energía Reiki es una cualidad natural que todos poseemos. ¡¡Todos podemos hacerlo!!

"Tus manos son un poderoso instrumento curativo"

El método de sanación de Reiki es profundamente sensible y trabaja distintos aspectos de la persona que lo recibe, pues no sólo es a nivel físico como tiene su efecto, sino que ayuda a mejorar y equilibrar nuestra mente y emociones.

El Reiki opera con las energías que subyacen a los síntomas de cualquier patología que el cuerpo físico manifieste, ayudándole a encontrar su estado de equilibrio y salud natural. De esta manera el Reiki anima al sistema de la persona a encontrar su propia sanación.

El Reiki es energía vital y sanadora que te ayuda a restablecer la salud física, mental y emocional. Te ayuda a equilibrar y armonizar todos los aspectos de ti que necesiten sanación. Cuando esta energía fluye libremente a través de tí, produce salud y bienestar.

 

“El Reiki contacta con nuestro núcleo espiritual que resuena con la vida misma”

"La curación es un viaje, y el Reiki es el vehículo que nos conduce con éxito a la meta final"

 

El Reiki es un método de sanación natural. Pertenece al grupo de las medicinas alternativas que trabajan con el campo bioelectromagnético del cuerpo.

En Reiki, un terapeuta o practicante ‘canaliza’ energía universal y la canaliza hacia si mismo u otra persona, con la intención de promover la sanación en todos los niveles de la existencia: físico, emocional, mental y espiritual.

Sanar no es simplemente la desaparición de un síntoma, sino la resolución de las causas últimas de la enfermedad. Es un proceso de transformación personal.

El principio general en Reiki es que la energía vital nutre los órganos y las células y cuando su flujo es bloqueado o impedido, el cuerpo no puede continuar con la salud.

 

Los practicantes de Reiki colocamos las manos en distintas áreas del cuerpo, o sobre la persona que recibe el tratamiento y esto conecta con el proceso de autosanacion de quien lo recibe, produciendo una profunda relajación, comenzando la inteligencia del cuerpo a restaurar el balance perdido.

En estos cursos aprenderás a canalizar la energía convirtiéndote en un terapeuta para tu propia sanación y la de los demás. Te será muy útil para tu crecimiento interno y tu evolución espiritual.

 

Todos pueden aprender Reiki

El Reiki se aprende a través de un maestro que reconecta al estudiante de manera más consciente con la energía. Después de la reconexión, este comienza inmediatamente a sentir cambios en sus manos y en su cuerpo. Experimenta de esta manera, una expansión de consciencia, que de múltiples formas iran transformando su vida.

El Reiki puede ser una herramienta de autoconocimiento y de crecimiento personal o ser usado para facilitar la sanación de otros. También se puede usar para facilitar la relajación e incluso la meditación.

Después de que el maestro ha iniciado al estudiante, éste comienza a canalizar la energía vital y puede transmitirla a otras personas, animales, plantas, alimentos, etc.

No hay requisitos para aprender Reiki. Se puede aprende sin importar creencias, religión, cultura, edad, estilo de vida o estudios previos. 

 

Tus manos son un poderoso instrumento curativo

Actualmente existen muchas prácticas en donde se emplean las manos como  principal instrumento de sanación. Desde tiempos muy primitivos, las manos han sido usadas como medio para apaciguar y menguar dolores. Nosotros mismos, instintivamente, colocamos nuestras manos cuando algo nos duele, o cuando queremos atenuar el dolor de alguien que se ha golpeado. Usamos las manos para acariciar, para expresarnos cuando hablamos y para dar y recibir, para dar palmaditas de consuelo y mostrar afecto. Por la palma de nuestras manos fluye energía poderosa y de fuerza curativa constantemente. Esta energía puede ser mayor o menor a medida que nuestros canales energéticos se abren para disponer de un flujo cada vez más intenso. Este don curativo y reconfortador es aprovechado de una forma muy práctica, funcional y con fines más específicos que, entre más se practican y usan, ayudan a intensificar esta cualidad benéfica de la energía de la luz.  

¿Cómo funciona el Reiki?

Reiki llamamos también a la práctica terapéutica que utiliza a las manos como principal instrumento para canalizar esta energía.  Por medio de la localización de puntos específicos en el cuerpo, se colocan las manos por tiempos determinados, de manera que la energía que fluye por ellas, salga y estabilice, energetice y armonice, la energía de ese punto energético en particular. Los canales de los siete sistemas energéticos del cuerpo (chacras), dispuestos a lo largo de la columna vertebral, sirven como referencia para que esta terapia actúe eficazmente en todos los niveles. 

El Reiki y la Energía  

Todo en el Universo es ENERGÍA, todo lo que tus ojos pueden ver y lo que no, tus emociones, tus sentimientos, el aire que respiras,…… Todo es energía. 

 

"La energía es el gran flujo vital que

sostiene la vida y llena el Universo"

 

El REIKI es esa energía vital y sanadora del Universo. Cuando aprendemos a conocerla, a canalizarla para un uso sanador, ésta puede equilibrar y armonizar todos los aspectos de ti, de los demás y de cualquier otra cosa o situación en la que desees la perfección.

 

REI significa “Energía del Universo”. Todos los seres estamos conectados a esta forma de energía. Somos esa energía. Cuando fluye libremente a través de nosotros, produce salud y bienestar.

 

KI es la energía vital que circula dentro del organismo de los seres vivos. Si el Ki deja de circular totalmente en un organismo vivo, la vida se interrumpe.

 

Pero conocer REIKI no es solo esto, sino que primordialmente, hace que desde la aceptación y amor a ti  mismo, descubras quien realmente eres. REIKI sobre todo es un camino interior, un camino que te hará experimentar la energía de la que estás formado, sentirla y descubrir que ya no necesitas caminar y buscar afuera, sino que todo está mucho más cerca, porque todo lo que buscas está dentro de ti.

 

 

El don de sanar reside en cada uno de nosotros. No es un don que se concede sólo a unos pocos. Es una cualidad innata. Todo el mundo puede beneficiarse de la curación, y todo el mundo puede aprender a sanar. Cada cual puede sanarse a sí mismo y a los demás.

 

A través del REIKI USUI JAPONÉS podrás conocer como manejar y canalizar la energía de la que todos formamos parte. Con REIKI aprenderás a sanar tu cuerpo, tus emociones y tu mente. Las indicaciones son múltiples, prácticamente sin límites. El REIKI actúa a todos los niveles y en todas las enfermedades.

 

 

“Desde que conocí REIKI, éste forma parte de mi vida diaria

y siento el deber de acercar su pureza y esencia

a todos aquellos que lleguen a mí para conocerlo”.     

 

Tiva Diaz Santana. Maestra y terapeuta Reiki

 

Mikao Usui

Reiki llega a nosotros gracias al estudio, la constancia y la dedicación amorosa del Maestro Mikao Usui. Él, en su más tierna, infancia recibió esta iluminación a través del sencillo contacto con las plantas y flores de su jardín. No obstante, este hecho es poco conocido y mayoritariamente solo ha trascendido que fue en su edad adulta cuando fue iluminado y bendecido por esta energía, una energía de la cual todo Ser en la naturaleza está formado.

Gracias al Maestro Mikao Usui hoy conocemos Reiki, pero Reiki ha llegado a esta Tierra desde lejanas estrellas, muchos dicen que desde las Pléyades, si bien estas últimas solo constituyeron un puente para que Reiki pudiese llegar hasta nosotros desde la lejana Sirio, cuna de Grandes Maestros que amorosamente decidieron venir a este planeta para elevar su vibración y conciencia, como lo son Jesús, el Maestro de Maestros, y otros elevados seres.

Si recordamos las palabras y milagros del Gran Maestro: Cosas más grandes que las que yo hago podéis hacer vosotros. Sus curaciones a través de la imposición de sus manos, de su palabra de su sola presencia, dan fe del poderoso dominio que Él tenía de la Energía Sanadora del Universo.

Reflexionando sobre todo ello, debemos tener la convicción de que Todo lo que existe en el cosmos es Uno, y que ese Uno lo es Todo. Por lo tanto, la Energía Sanadora es inherente a todo ser vivo en el Universo, porque en él todo es Vida, todo lo manifiesto en él lo es en todas sus partes, ya sean físicas o etéreas, visibles o invisibles.

 

Breve biografía de Mikao Usui

Nació el 15 de agosto del primer año de la era de Keio (1865), en la localidad de Taniai del distrito de Yamagata (Prefectura de Gifu, Japón). 

Desde muy temprana edad sintió inquietudes intelectuales y espirituales que le hicieron destacar entre sus compañeros y que le llevaron a viajar a numerosos países en busca del sentido de la vida.

Tras muchos años de aprendizaje durante los cuales adquirió conocimientos en campos muy diversos, comprendió cuál era el fin último de la vida: alcanzar el equilibrio interno “Anshin Ritsumei”, un estado en el que a pesar de los avatares que golpeen a uno, eres capaz de mantenerte en paz. Inició entonces la búsqueda de ese estado de serenidad a través del estudio del Zen.

Durante 3 años practicó Zazen en un templo de Kyoto, pero no le sirvió para alcanzar su meta; no obstante, Usui Sensei nunca se rendía, por lo que sin cejar en su empeño, fortaleció su determinación en alcanzar la meta de su búsqueda. 

En marzo de 1922, inició un ayuno en el Monte Kurama (monte sagrado de Japón), decidido a alcanzar la iluminación mediante prácticas espirituales en condiciones de una dureza extrema: no le importaba arriesgar su vida en la persecución de su meta personal.

En la medianoche del vigésimo primer día, le sobrevino finalmente la iluminación: conmocionado sintió el flujo de la Energía Universal vibrando al unísono con su propia energía vital: había alcanzado la comunión con el Universo y con ella, el estado de Satori que tanto había anhelado, integrando en su ser esa paz que nada podría ya perturbar.

Junto con la iluminación, obtuvo también el don de sanar. Usui empleó este don sobre sí mismo y después con sus familiares, descubriendo que los efectos se manifestaban rápidamente. 
Durante los meses siguientes, Mikao Usui sentó los fundamentos del método mediante el cual podía sanar, denominándolo Usui Reiki Ryoho y se entregó a la tarea de difundir su enseñanza a tantas personas como fuera posible, pues entendió que el Reiki era un regalo del Universo para compartir con toda la humanidad. 

Con ese propósito, fundó el 11 de abril del decimoprimer año de Taisho (1922) la Usui Reiki Ryoho Gakkai, una asociación para la enseñanza y la práctica del método Reiki de curación, y comenzó a enseñar públicamente el método al tiempo que ofrecía sus tratamientos a cuantos los necesitaran.

La labor de Usui Sensei benefició a un número incontable de personas, que se elevaría aún más con su participación en las labores de auxilio a los damnificados del gran terremoto que devastó el área metropolitana de Tokio en 1923.

Pronto, la clínica de Usui Sensei se quedó pequeña ante la gran afluencia de gente en busca de tratamiento y de sus enseñanzas. Como resultado de su creciente fama, comenzó a viajar por las principales ciudades de Japón, para enseñar su método. En el transcurso de uno de estos viajes, le sobrevendría la muerte en una hospedería de Fukuyama, una noche del 11 de marzo del año 1926, a la edad de 62 años.

Usui Sensei llegó a contar con dos mil discípulos, quienes continuaron con la labor de la Usui Reiki Ryoho Gakkai de enseñar y tratar mediante Reiki.

La asociación fundada por Usui Sensei sobrevive hoy día, con cerca de 500 practicantes.

 

Dado lo extraordinario del método Reiki de Usui Sensei, no sorprende que el número de practicantes de Reiki extendidos por el resto del mundo, se estime en más de cinco millones.